Hasta hace poco el poder comer en un museo era algo como utópico y por lo tanto imposible de realizar. En uno de esos museos donde ya es posible comer es en el Modern Tate de Londres ya que dispone de lo que se denomina Museum Brasserie que es un lugar donde te hacen unos platos realmente únicos y acorde al país en el que te encuentras.

http://www.lasescapadas.com/2008/09/10/comer-en-un-museo-ya-es-posible/

Es una forma de hacer más atractiva la visita al museo ya que podrás degustar platos muy sabrosos y con un aroma que hace que parezca puro arte. Hay platos fijos en todos los museos pero también tiene una carta para poder elegir lo que nos apetezca en cada momento.


Es sin duda una buena forma de visitar un museo ya que podrás disfrutar de una buena comida mientras dura tu visita por lo que resulta mucho más cómodo visitar museos.