Una de las grandes atracciones de Londres es una noria muy famosa. No se trata de una noria cualquiera y muchos la hemos visto en películas y demás. Se trata del London Eye, que es la noria más alta de Europa. Es una maravilla de noria y sólo los más valientes se suben en ella. Las vistas que se pueden ver en lo alto son realmente espectaculares y merece la pena sólo por ello y sentirse en un punto muy alto de Londres.

londo-eye.jpg

Es una noria de reciente creación, ya que se inauguraba en el año 2000 y a partir de encones se convirtió en una de las grandes atracciones de Londres, Inglaterra e incluso Europa. La cifra estimada de visitantes de todo el mundo asciende a los 3,5 millones en un año, que no es poca cosa. Es una sensación totalmente diferente y no hay que temer a la velocidad, ya que lo que hay que hacer es concentrarse en disfrutar del paisaje en los minutos en los que estamos en lo alto.

Como dato, comentar que una vuelta completa del London Eye tarda unos 30 minutos, por lo que son muchos minutos para poder disfrutar de este hermoso paisaje. Es una de esas atracciones románticas que a toda pareja le gustaría compartir. Las vistas que se pueden ver de Londres alcanza hasta los 40 kilómetros en los días despejados.

Seguro que les apetece saber el precio. Para menores de 15 años, el precio ronda los 10 euros, mientras que para el resto es de 20 euros. Los niños pequeños de menos de cinco años se pueden subir gratis. Cada cápsula puede ser utilizada hasta por 25 personas al mismo tiempo e incluso si te apetece puedes añadir extras como tomar champán, reservarla para tu familia, entre otras cosas. Esta noria está operativa en julio, agosto y septiembre.

Vía|3viajesladía