Hace unos días salía un vídeo en el que se podía ver a dos periodistas que sobornaron al chófer de la Reina de Inglaterra para que les dejara entrar a la residencia e incluso pudieron entrar en el garaje, entrar en el coche de la Reina y sentarse. Es ciertamente peculiar que por unos pocos euros este chófer se deje sobornar de esta manera, poniendo en peligro la seguridad de la Reina. Si en vez de periodistas, hubieran sido terroristas, lo tendrían muy fácil para poder atentar contra la Reina.

reina-inglaterra.jpg

Es por ello que se ha suspendido al chófer, porque no se puede confiar en él y también porque ha dejado a unos intrusos entrar en la propiedad de la Reina de Inglaterra, donde no deberían estar. Es ciertamente un tema peculiar porque es muy sencillo entrar en al Residencia de la Reina y esto deja muy mal a toda la seguridad que hay entorno a esta figura tan importante en Inglaterra, como es la Reina. Es un caso que no se debe tolerar, porque cualquiera puede entrar en la residencia y no con buenas intenciones precisamente.

En este pequeño vídeo se puede ver perfectamente la forma en que los periodistas entran hábilmente y luego entran incluso en el garaje donde tienen el coche de la reina, así que se pueden sentar donde ella se sienta. El chófer realiza una visita muy completa con estos periodistas, sin saber que le están grabando todo lo que están haciendo. Esta suspensión es bastante justa, porque no ha cumplido con los protocolos de seguridad.